Consejos para afrontar la declaración de la Renta

A la hora de realizar la declaración de la Renta cada año, el contribuyente suele enfrentarse a un dolor de cabeza, debido a la cantidad de datos que debe revisar e introducir en el borrador; y, sobre todo, al miedo a equivocarse y pasar por una inspección exhaustiva de la Agencia Tributaria.

A continuación, y desde la experiencia, damos una serie de consejos  para evitar estos problemas:

Para empezar, asegúrate de si estás obligado a declarar. Si no haces la declaración estando obligado, podrías enfrentarte a una sanción por parte de Hacienda.

Una vez confirmado este punto, debes revisar el borrador antes de confirmar la declaración, comparando los datos que figuran en él con los certificados de retenciones. A veces Hacienda no tiene toda la información necesaria para completar la declaración, por lo que tendremos que hacerlo nosotros. Además, habrá que tener especial cuidado con la titularidad y compraventa de los bienes, los activos financieros o inmuebles, cambios en las circunstancias personales y familiares, etc.

Si recibes dietas o retribuciones para gastos de viajes, tienes que saber que no debes tributar por percibirlas, con ciertas excepciones. Sin embargo, es conveniente conservar los justificantes de estos gastos ante una posible inspección a la empresa.

Si cometes algún error en la declaración, se puede corregir, aunque dependerá sobre todo de si el nuevo resultado es en perjuicio del contribuyente (es decir, ingresó de más o pidió una devolución inferior a la debida), o en perjuicio de la administración tributaria (esto es, ingresó de menos o solicitó una devolución indebida). En el primer caso, se puede solicitar mediante escrito a la Agencia Tributaria la corrección de la declaración y, como novedad introducida el año pasado y a través de Renta Web, se podrá corregir telemáticamente (todo ello teniendo en cuenta que la Administración no haya practicado liquidación provisional o definitiva y que no haya transcurrido el plazo general de prescripción de cuatro años). En el segundo caso, se deberá presentar una declaración complementaria a la mayor brevedad posible.

También tenemos que tener muy en cuenta los plazos, ya que aquellos contribuyentes que presenten la declaración después de la fecha límite de presentación (véase nuestro artículo relacionado), tendrán que afrontar recargos o sanciones e intereses de demora, en su caso, dependiendo de quién actúe antes para regularizar la situación, el contribuyente o la Agencia Tributaria.

Para terminar, es muy recomendable conservar las declaraciones o tener acceso a ellas a través de la página de la Agencia Tributaria, al menos las de los cuatro años anteriores, ya que es posible una revisión de las mismas por parte de Hacienda.

Como siempre recomendamos que te dejes asesorar por un experto para evitar situaciones desagradables de cara a Hacienda. En Vázquez y Manchón podremos aconsejarte a la hora de presentar tu declaración. ¡Llámanos!

 

Consejos para afrontar la declaración de la Renta
5 (100%) 1 vote

Juan Leandro Manchón VázquezConsejos para afrontar la declaración de la Renta